¡Cuático! Compró una muñeca para evitar la soledad. ¡Y esto fue lo que pasó!

tabloidenews

Este hombre asegura que tienen una relación “normal”. 

La historia inició hace ya seis años, cuando Senji Nakajima, un japonés de 61 años, casado y con dos hijos tomó una radical decisión. Aburrido de la soledad y la rutina, no optó sino por comprar una muñeca tamaño real… ¡Y terminó enamorándose perdidamente de ella! 

Senji tomó esta determinación, puesto que se encontraba sumido en una tremenda depresión, debido a que trabajaba aislado, lejos del hogar.

Aunque inicialmente el propósito de la réplica femenina sólo consistía en compañía sexual, poco a poco el mayor asiático comenzó a desarrollar sentimientos profundos por ella. La llamó “Saori” (recordando a su primera novia) y le propuso tener una “relación”.

“Ella nunca me traiciona, no busca el dinero. Estoy cansado de los humanos racionales modernos. No tienen corazón”, aseguró. Esta clase de muñecas se venden bajo el nombre de “esposas holandesas”, un término que significa muñeca sexual, las que alcanzan un valor promedio de 5 mil dólares.

Aseguran que de tanto usarla, la habría dejado en silla de ruedas. Y que por ella ya habría dejado definitivamente a su esposa.

¿Te pareció extraño? Mira las imágenes que prosiguen.

 

0010674815

f500x0-374866_374884_0 f620x350-374864_405882_0

Comentarios