Increíble transformación: de la anorexia a ser luchadora de artes marciales mixtas

A la luz de la mañana escocesa, Fiona Chrystall (puedes llamarla Fee) levantaba el hervidor de la estufa y vertía el agua hirviendo sobre la mitad de una galleta de Weetabix, un cereal semejante al trigo triturado. Y eso era el desayuno.

“Había veces (recuerda Chrystall) en las que no comía ni bebía nada en todo el día”.

Durante la mayor parte de su adolescencia, esa era la vida de Chrystall. La familia y los amigos observaron cómo la anorexia se la llevaba ante sus ojos, marchitando su físico atlético hasta proporciones esqueléticas.

Ahora en forma y saludable a los 25 años, estima que su cuerpo de cerca de 1,60 metros pesaba en esos momentos apenas unos 30 kilos.

¿La herramienta de su lucha? Pelear contra sí misma, y no de forma simbólica.

Chrystall es un luchadora aficionada de artes marciales mixtas, con la esperanza de convertirse pronto en profesional.

“Caí en la lucha por accidente”, asegura. “Tomé una clase mientras iba a la universidad y sentí que esto era para mí”.

Aunque Chrystall reconoce que su batalla con la anorexia probablemente nunca acabe, el entrenamiento para luchar se ha convertido en la terapia saludable que ella asegura que necesitaba para una actitud natural “súper competitiva” de “todo o nada”.

“Ahora me enfoco en ser fuerte, estar en forma y saludable, en lugar de parecer un esqueleto”, asevera. “Todavía tengo estos pensamientos, pero en un lugar donde puedo lógicamente luchar contra ellos”.

Los resultados del cambio de Chrystall, como se muestran en una publicación de Instagram que se volvió viral a principios de este mes, han sido sorprendentes:

Final, Things I wish id known about recovery #day7: There is no such thing as a lost cause. ———————— Right be kind! Ive never shown anyone the photo on the left apart from my family and close friends 🙈 And I know its not pretty but be kind and bear with me! At 18 me and my wee maw were told i was a lost cause, Id had it so long and was so far gone that I would probably always be a chronic anorexic. At the time I was happy as anything, I had no desire to get better. But i know girls that have been told the same who are trying their best. At no point does recovery become unacheivable. It is possible and it is wonderful. Keep fighting little warriors. Www.b-eat.co.uk ——————- #edaw2017 #anorexia #bullimia #anarecovery #miarecovery #recovery #edrecovery #edwarriors #mentalhealthawareness #fitness #stringisthenewskinny #wmma #secretlifeoffeedor #backtofightystuffnow

Una publicación compartida de Fee Feedor Chrystall (@feechrystall) el

CNN

Comentarios