“Me miré al espejo y ya no sabía quién era”: Se hace un test de ADN y descubre algo inesperado

Linda Ketchum, residente de California de 51 años, decidió hacerse una prueba genealógica de ADN por mera curiosidad, pero encontró detalles inesperados de su origen que cambiaron en un instante su identidad cultural y familiar, informa New York Post.

Su marido le regaló un kit especial de AncestryDNA para que realizara una prueba y conociera detalles de su identidad genética. Sin embargo, la mujer descubrió algo inquietante: que no existía ninguna conexión entre su padre de origen alemán y ella.

De hecho, los resultados de la prueba pusieron al descubierto su origen hispánico. “Me miré al espejo y ya no sabía quién era”, confesó la mujer, que encontró a su verdadero padre, Bill Chavez, residente de estado Nuevo México, que murió cuando tenía 17 años. “Mi padre biológico, mis abuelos verdaderos, todos ellos hablaban español con fluidez. ¡Y yo no puedo decir ni un palabra de este idioma!”, se extraña Ketchum.

Al conocer los resultados, se unió a un grupo especial donde personas que hacen estos descubrimientos se comunica y se apoya mutuamente, devastados por realidades inesperadas.

Según New York Post, cada vez más gente usa servicios para hacerse pruebas genealógicas y saber más de su identidad, de su historia familiar o encontrar parientes. Para ello basta con enviar a un laboratorio una muestra de ADN, bien por medio de un raspado del interior de una mejilla o con saliva en un kit especial.

Sin embargo, las organizaciones que ofrecen estos servicios advierten que los resultados inesperados pueden causar problemas de autoidentificación y otras dificultades mentales.

 

 

T

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Tabloide Chile