¡Cráneo de hace 400.000 años agujereado por martillo hidráulico!

Un equipo hispanoluso encuentra en Portugal el fósil de un humano que murió hace 400.000 años y podría ser descendiente de los Homo erectus.

El 15 de julio de 2014, tres científicos excavaban en un yacimiento arqueológico de Portugal con un martillo hidráulico. Esta herramienta que normalmente se usa para levantar el pavimento es indispensable cuando hay que avanzar en la roca en busca de fósiles.

De repente, entre las piedras saltó una esquirla de hueso. Tras dos años y medio de cuidadoso trabajo, ese descubrimiento fortuito ha permitido recuperar un cráneo que ilumina un periodo oscuro de la evolución humana.

El fósil estaba pegado a la roca circundante, por lo que los responsables del yacimiento de Aroeira, al sur de Portugal, decidieron sacarlo en un solo bloque.

El fragmento se envió al Centro de Evolución y Comportamiento Humanos de Madrid, capital española, donde se han arrancado los restos de su envoltorio mineral.

“Nunca en mi carrera me había enfrentado a un reto de estas características por la importancia del fósil y la dificultad de la extracción”, ha explicado la restauradora Maricruz Ortega, del centro madrileño.

El resultado de todo este trabajo se ha publicado el lunes en la revista Proceedings, de la Academia de Ciencias de EE.UU. Se trata de la mitad derecha del cráneo de un humano que vivió hace unos 400.000 años, según las dataciones realizadas en la roca.

Aquel humano fue encontrado junto a los smartphones de la época: hachas de doble filo talladas en piedra que caracterizaron la revolución tecnológica conocida como achelense.

También había huesos quemados, aunque aún no se puede asegurar que estos homínidos ya dominasen el fuego. Como recuerdo de su descubrimiento fortuito, la parte superior de la calavera conserva bien visible el agujero del martillo hidráulico.

Los arqueólogos creen que el fósil encontrado es de descendientes de los Homo erectus, los primeros humanos que salieron de África hace más de un millón de años.

En Europa comenzaron a evolucionar dando lugar al Homo antecessor de Atapuerca y, cientos de miles de años después, a los neandertales.

 

 

 

H

Comentarios