Asesor de Cardenal Ricardo Ezzati es involucrado en un nuevo caso de abuso sexual en la Iglesia

Un nuevo remezón se produjo en la Iglesia chilena, todo esto luego de que en medio de las renuncias de obispos por abusos sexuales, el Arzobispado de Santiago decidió suspender a su canciller, Óscar Muñoz, tras autodenunciarse por un caso de esta misma índole.

A través de un comunicado al que tuvo acceso La Tercera, la Iglesia señaló que “el día martes 2 de enero del año en curso, el presbítero Óscar Muñoz Toledo (56) se autodenunció por abuso. Tras ello, se implementaron medidas cautelares, siendo relevado de sus cargos de canciller de la curia y párroco, prohibiéndosele -además- el ejercicio público del ministerio sacerdotal”.

Añade el escrito que “una vez concluida la correspondiente investigación previa, el expediente fue enviado a la Congregación para la Doctrina de la Fe, de la Santa Sede, organismo competente para juzgar estas materias”.

En reemplazo del asesor directo de Ezzati asumirá el sacerdote Jorge Sáez como canciller interino.

Respecto a dicha autodenuncia, se puede decir que fue realizada pocos días antes de la visita del Papa Francisco a Chile y se explicó que este caso no llegó a la Fiscalía ya que es la víctima quien debe decidir si desea llegar a esta instancia.

Cabe explicar que la Cancillería de la Iglesia de Santiago es, según su página web, “un departamento oficial de la curia arquidiocesana que tiene como principales funciones organizar y custodiar todos los documentos y actas concernientes a la arquidiócesis, las parroquias y entes canónicos”.

El abogado canonista y vocero de Fundación Voces Católicas, Alejandro Álvarez, explicó que su cargo “se trata de un ministro de fe. Su principal rol en la curia es actuar en actos solemnes, como en la vida pública lo haría un notario”.

La carrera de Óscar Muñoz empezó como laico en la capilla Santa Cruz de Macul. Este bachiller en ciencias religiosas se preparó también para sacerdote en Seminario Pontificio Mayor de Santiago.

En el año 2000 fue ordenado sacerdote por el cardenal Francisco Javier Errázuriz. Con el paso de los años se convirtió en párroco de la Inmaculada Concepción de Maipú, para luego ser vicecanciller del Arzobispado.

Vale decir que en el caso Karadima fue uno de los encargados de tomar declaración a testigos y víctimas.

 

 

TC

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Tabloide Chile