La difícil situación que enfrenta la hermana de Ámbar, la niña violada y asesinada

El brutal caso de la pequeña Ámbar, menor de un año y ocho meses que fue golpeada, violada y asesinada en el sector de Rinconada en la comuna de Los Andes, no solo ha movilizado a las autoridades para prevenir estas situaciones, sino que el foco de las preocupaciones también está puesto en otra pequeña víctima de estos hechos.

Se trata de la hermana mayor de Ámbar, de tan solo ocho años, que hoy se encuentra viviendo en una residencia colaboradora del Servicio Nacional de Menores (Sename) que es administrada por privados en Los Andes, mientras el futuro de su tuición (tutela) se mantiene incierto a la espera de que el Tribunal de Familia de Los Andes zanje a quién, finalmente, se le derivará su cuidado.

Maltratos graves
Para ello aún queda camino, y una vez que comiencen las audiencias para determinar su futuro, será la tercera vez que la niña pase por un proceso similar. Solo que ahora será con su hermana pequeña fallecida, con quien dejó de compartir techo hace varios meses, según explicaron a Emol desde el Sename.

Primero, ambas menores fueron separadas de su madre, ya que mientras vivían con ella, habían sido víctimas de “maltratos graves”, sostuvo el organismo.

Tras ello, el Tribunal de Familia de Los Andes, determinó que la mejor opción era que las pequeñas fueran a vivir con su tía materna y la pareja de ésta identificado como Miguel Andrés Espinoza (30), principal sospechoso del crimen de Ámbar.

“Yo sabía que él no era un hombre competente para cuidarla porque era un hombre violento”, sostuvo el tío biológico de las niñas, Rafael Páez, quien afirmó que, en su momento, luchó por la tuición de las menores, pero que se le fue negada por ser homosexual.

Pasado un tiempo, explicó la Defensora de la Infancia, Patricia Muñoz, la hermana de la niña asesinada, por motivos que desconoce, fue devuelta por su tía al Sename “como si fuera una cosa”. Desde entonces reside en un centro perteneciente a la institución.

“Ella tiene una medida de protección vigente” y las decisiones sobre los cuidados personales se deben tomar en tribunales, indicó el Sename.

Plan de apoyo
Páez, por su parte, afirma que pedirá la tuición total de la menor, mientras que el Sename aclaró que por petición de la directora nacional, Susana Tonda, se levantó un plan de apoyo para la hermana de Ámbar.

“Consiste en que el Sename, a través de sus abogados, se hace parte de la causa como intervinientes para estar presentes en todas las audiencias y poder mirar también cuál es el mejor escenario para ella a futuro”, precisaron desde la institución.

Asimismo, el plan de apoyo instruido por Tonda, también incluiría brindarle a la niña “la debida contención ante esta lamentable situación (…). Eso se está haciendo con el equipo profesional del Sename, la residencia donde se encuentra la niña y con la colaboración de la fundación Amparo y Justicia”, apuntaron.

Investigación
Todo esto, mientras la investigación por el asesinato de Ámbar sigue en desarrollo. En la audiencia de formalización a Espinoza, llevada a cabo el lunes, se decretó la prisión preventiva para el imputado, fijándose un plazo de 60 días para la indagación a cargo del Ministerio Público.

El sospechoso niega haber cometido los hechos que se le imputan, e insiste en que la pequeña cayó de una escalera que tenía una altura de 50 centímetros, lo que le abría provocado, según él, las graves heridas que terminaron por matarla. Sin embargo, los médicos que atendieron a la menor aseguran que las lesiones son compatibles con un abuso sexual. Caso que llevó al propio fiscal nacional, Jorge Abbott, a designar a un persecutor preferente para la investigación: Ricardo Reinoso.

Así, dentro de las diligencias que tiene previstas Reinoso está considerado entrevistar a la hermana de Ámbar, “para determinar qué información puede tener respecto de la ocurrencia de los hechos, y, obviamente, determinar si es que ella fue víctima de algún tipo de agresión”, recalcó Muñoz.

Respecto a un presunto abuso sexual que pudo haber sufrido la niña mientras se encontraba bajo el cuidado de Espinoza, la Defensora de la Niñez señaló que “esto no se ha confirmado porque no se han hecho las diligencias con ella. Ella es muy pequeña, además de que acaban de matar a su hermana”.

En ese sentido,concluyó, “se han tenido consideraciones de índole emocional y resguardando su situación emocional. Se ha procurado privilegiar primero eso, desde ese tipo de protección, y luego determinar cuándo es más pertinente realizar una diligencia de investigación”.

 

EC

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Tabloide Chile