Esta Comunidad Vive En Alcantarillas bajo tierra y esconde la más brutal realidad

Siempre en las películas los lugares más oscuros y sucios, en donde los malos se esconden o los ratones se adueñan, son en las alcantarillas de alguna ciudad. Sin luz solar, sin higiene, sin comodidades, no es el mejor lugar para que una comunidad haga su vida ahí.

Debajo de las concurridas calles de Bucarest, capital de Rumania, se esconde una sociedad subterránea llena de adictos. Esta gente comenzó a buscar refugio en las alcantarillas hace casi dos décadas y ahora han construido una gran comunidad.

La comunidad se llama Aurolac y ha unido grupos sociales muy característicos para convertirlos en una gran familia. El director es un hombre cubierto de cadenas, tatuajes y cicatrices que se hace llamar “Bruce Luce”. Le abandonaron cuando tenía sólo tres años y ahora es el líder de esta comunidad subterránea llena de drogadictos.

Bucarest solía ser el” París del Este “.

La ciudad no protege a los adictos e indigentes y han acabado en las alcantarillas.

Muchas de las entradas están en calles céntricas de la ciudad.

Su líder y distribuidor de drogas Bruce Lee. Si deseas cualquier droga, sólo tienes que ir con él.

Él es dueño y señor…

Y es quien da permiso para que los nuevos entren en la comunidad.

A parte de inhalar pegamento, también se meten muchas más drogas.

Aquí se reúne gente justo en una de las salidas de la galería subterránea.

Rasgos como los tatuajes, cicatrices y auto mutilación son factores comunes de los miembros de la comunidad.

Los túneles están llenos de drogas…

Los habitantes también aman a los perros que deambulan por la zona.

Hay un orden y unas reglas, todas puestas en vigor por Bruce.

Bruce es también un mentor para la comunidad…

La vida es difícil… Todos tienen el SIDA.

Y casi un cuarto tiene tuberculosis.

No importa lo duro que parezca, este lugar es su hogar.

Y los que viven allí no quieren ser vistos como escoria.

Tienen sueños y deseos…

Lástima que no puedan salir solos de sus vicios.

Estas fuertes imágenes muestran una realidad más común de lo que pensamos, en donde las adicciones y excesos toman la vida de miles de personas en el mundo, que sin poder manejarlas ellas terminan tomando control de sus vidas.

 

 

NT

Comentarios