“El colapso de la burbuja del mercado sacudirá el mundo entero”

El abogado y economista estadounidense Jim Rickards estima que el mercado se encuentra en una situación particularmente susceptible para sufrir una corrección aguda y propone comprobar la existencia de una burbuja según el parámetro de evaluación CAPE de Robert Schiller, premio Nobel de Economía.

Este metodo se distingue de los coeficientes PE que utiliza Wall Street por diferentes motivos. Primero, tiene en cuenta las ganancias promedio de una compañía en los últimos 10 años, algo que suaviza las fluctuaciones por factores temporales.

En segundo lugar, se centra exclusivamente en el análisis de resultados pasados, así que prescinde de las previsiones prospectivas que prefiere la Bolsa de Nueva York (Estados Unidos).

En último lugar, existen datos relevantes disponibles desde 1870, que permiten establecer comparaciones históricas fiables. Por ejemplo, hoy en día el CAPE se encuentra al mismo nivel que en 1929, antes de que se produjera la Gran Depresión.

No obstante, ninguno de esos índices supone una prueba concluyente de que exista un problema. Así, el coeficiente CAPE era mucho más alto en 2000, cuando estalló la burbuja de las puntocom, mientras que el coeficiente actual supone el 182 % del promedio de los últimos 137 años.

Tipos de burbuja

Una vez determinada la probabilidad de que aparezca una burbuja, se puede analizar su posible desarrollo. En particular, es necesario definir de qué tipo es.

  • Una burbuja narrativa se basa en un nuevo paradigma que rechaza los indicadores de valoración tradicionales, como sucedió con las empresas tecnológicas al comienzo de este siglo: los inversionistas elevaron los precios de sus acciones sin tomar en cuenta los beneficios ni los coeficientes de PE o los flujos de efectivo descontados. En 2000 estalló, el índice NASDAQ cayó más de 5.000 puntos y tardó 16 años en recuperarse y alcanzar nuevos máximos.
  • Hoy en día, Rickards considera que es más probable que nos enfrentemos a una burbuja de crédito, debido a que los inversores se enfocan en los indicadores de valoración tradicionales.

La Reserva Federal de EE.UU. siguió una política de dinero fácil con tasas cero desde 2008 hasta 2015 y, después, con tasas anormalmente bajas; ahora, llegan las consecuencias: el mercado de valores se prepara para una corrección tras el crecimiento de las pérdidas crediticias y el endurecimiento de las condiciones crediticias.

Nadie sabe exactamente cuándo sucederá la recesión, pero este especialista considera que hay que prepararse.

 

 

RT

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Tabloide Chile