Uno de los grandes temas del día ha sido las polémicas declaraciones del Papa Francisco, quien antes de abandonar Chile, decidió respaldar públicamente al Obispo Juan Barros, quien es acusado por víctimas de acoso sexual de ser encubridor de los delitos.

De esto hablaban en el matinal “Mucho Gusto” de Mega, donde la mayoría del panel manifestó su tristeza y molestia por las palabras del Sumo Pontífice, pese a que muchos de ellos son reconocidamente católicos. En ese contexto, José Miguel Viñuela realizó una declaración que sorprendió a muchos.

“Me toca conocer esto muy de cerca”, dijo ante la atención de sus compañeros en el panel. “Me acuerdo estar en séptimo básico,estaba en el colegio, en un colegio jesuita. El colegio tenía una casa de retiro y en ella una piscina, donde nos llevaban en grupos de alumnos y un sacerdote, que estaba allá, nos decía ‘¿quieren bañarse ene pelota?’, y nosotros que éramos chicos decíamos ‘¡ya que entrete!, puros hombres’, comenzó relatando, para luego agregar lo sorprendente y reprochable de la historia.

“Nos sacábamos la ropa, nos tirábamos en pelota a la piscina y el cura nos sacaba fotos. Algunas de estas las ponía en el diario mural, las divertidas, las que se podían ver, y las otras ustedes se imaginarán dónde las tenía guardadas”, señaló.

El comunicador y también integrante de Radio Candela, dijo que realizaba esta confesión porque podría servir para los padres. Para él, hay una generación de la que han pasado 15 o 20 años, que pudieron ser abusado, pero no han querido decir nada.

“En su minuto, haberme confesado con ese cura y que me haya dicho ‘usted ya es un torito que tiene las bolas grandes’, y te pegaba la tocada y ahí uno decía ‘que choro este cura, porque te confesar y es mas directo’, pensaba en ese entonces, pero hoy que tengo 43 y dos niños, si mis hijos llegan a contarme algo parecido, voy a dejar la “cagá” en el colegio”, sentenció.

 

 

PB

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Tabloide Chile