Un curioso regalo, por decirlo de alguna manera ya que es un obsequio totalmente inapropiado, decidió darle un padre a su hijo para su duodécimo cumpleaños: un show de strippers.

El multimillonario progenitor no escatimó en gastos y eligió personalmente a dos desnudistas, quienes hicieron un osado baile con el menor entre las dos.

En el video se observa como el pequeño, entre el nerviosismo, al incomodidad y las sonrisas, palpa las bondades de las mujeres, mientras que ellas también lo animan a acercarse hacia sus pechos.

Todo esto era observado por los invitados, quienes grabaron la escena, siendo viralizado el registro a través de redes sociales.

PB

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Tabloide Chile