La presencia de la selección española en las próximas competiciones internacionales, incluido el Mundial de Rusia 2018 corre peligro según se desprende de la misiva que la FIFA acaba de enviar a la Federación Española de Fútbol.

La carta enviada por el organismo internacional, según publica la Cadena Ser, contiene una severa advertencia a la Federación Española, donde interpreta las acciones tomadas por el Gobierno español en el marco de la investigación judicial que involucra a Ángel María Villar, expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), en una trama de corrupción e intercambio de favores, como injerencias gubernamentales.

Villar, tras el estallido del escándalo, dimitió de sus responsabilidades internacionales, pero continuó siendo presidente de la RFEF, cargo del que fue suspendido el 25 de julio por el Consejo Superior de Deportes de España.

Las acciones llevadas a cabo por las autoridades españolas estarían abocadas a echar a Villar de la presidencia del organismo que dirige el fútbol español tras ganar las pasadas elecciones del mes de mayo en los que iba a ser su octavo mandato. Lo que el Consejo Superior de Deportes de España pretendía era la repetición de esas elecciones de mayo.

Entre las normas de la FIFA se encuentra la taxativa prohibición de injerencias por parte de terceros en el funcionamiento de las federaciones nacionales, que se consideran totalmente autónomas. La amenaza de la FIFA incluye la suspensión como miembro asociado de la federación, lo que de facto, excluirá a la selección española de su participación en cualquier competición internacional, incluida el próximo Mundial de Rusia 2018.

Operación Soulé
El pasado 18 de julio cuatro personas fueron detenidas en el marco de una operación policial denominada Soulé. Entre ellas se encontraban Ángel María Villar, que en la fecha ostentaba cargos en la FIFA y UEFA y presidia la Federación Española de Fútbol, y su hijo Gorka.

La operación investigaba el presunto cobro de comisiones por la celebración de partidos, el desvío de fondos de la RFEF y el tráfico de influencias. El juez Santiago Pedraz les atribuye los delitos de corrupción entre particulares, falsedad, administración desleal y apropiación indebida. La Guardia Civil, cuerpo que se ha ocupado del caso, también investiga supuestos tratos de favor a presidentes de las federaciones territoriales con la finalidad de recabar apoyos para la elección de presidente, que podría estar detrás de las ocho elecciones consecutivas de Ángel María Villar para el cargo.

 

RT

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Tabloide Chile