Descifran un contrato nupcial de 4.000 años que permitía algo insólito

Una tabla de arcilla hallada por arqueólogos turcos en las ruinas de la antigua colonia asiria de Kanesh permite apreciar de qué manera ‘se solucionaba’ hace 4.000 años el problema de infertilidad femenina. El documento, en escritura cuneiforme, es una especie de capitulaciones matrimoniales, examinadas meticulosamente por un equipo de estudiosos interuniversitario.

Ante todo, destaca el periódico Daily Sabah, se trata de la primera mención escrita conocida de la infertilidad. La tablilla se remonta aproximadamente al siglo XX a.C., cuando el sitio arqueológico, conocido ahora como ‘Kultepe’, era compartido por los colonos asirios y la población local indoaria.


Después de las nupcias, la familia (que era por supuesto monógama) tendría dos años para procrear. En caso de que no tuvieran hijos dentro de ese plazo, el contrato nupcial estipulaba una alternativa al divorcio: el marido podría alquilar una hieródula (una esclava sexual, posiblemente de algún templo), que le proveería la descendencia.

La esclava podría dar a luz una o varias veces, hasta que naciera el primer hijo varón. A continuación la mujer debería ser ‘liberada’, mientras que los derechos maternos se transferirían a la esposa legítima. El profesor Ahmet Berkız de la Universidad de Harran cree que de esta manera se aseguraba que la familia no se quedara sin niños.

La tablilla con capitulaciones es uno de los miles de objetos hallados durante una expedición que comenzó en el 2015. Tras terminar los trabajos de análisis los investigadores la entregaron al Museo Arqueológico de Estambul.

RT

Comentarios