La Colombiana: la escena que se robó la atención de televidentes por tratar dura realidad

Este miércoles debutó en pantalla la nueva vespertina de TVN, La Colombiana, y lo hizo con una muy buena sintonía, manteniendo a la ficción de la estación pública como lo segundo más visto en su horario.

La teleserie mostró el inicio de una accidentada relación entre Pedro, un almacenero del barrio Yungay, y Ángela, una médico colombiana que vino a probar suerte al país pero no ha podido revalidar su título a través del Eunacom.

Pedro quiere reconquistar a su ex mujer, Trini, quien sin embargo quiere el divorcio. Ángela, al ser testigo de la situación, se ofrece a ayudarle a su vecino almacenero en la reconquista de Trini.

A cambio, él debe cuidar al hijo de la colombiana, para que ella pueda dedicarse a estudiar y a trabajar como auxiliar de aseo.

Sin embargo, las pocas habilidades sociales de Pedro hacen que el acuerdo se rompa, porque él no fue capaz de cuidar del hijo de Ángela.

Pese a las dificultades que debe enfrentar la guapa colombiana, ella no pierde la sonrisa, pero una desagradable situación que vivió mientras esperaba la micro para ir al trabajo, la hizo estallar en llanto.

Mientras se encontraba en el paradero, un hombre chileno que estaba al lado de ella se le acercó y le preguntó la hora. Ella le contestó, y después él le preguntó la nacionalidad.

Cuando Ángela le respondió que era colombiana, éste le dijo “qué rico, qué bien. Fíjese que las chilenas son harto pata de palillo le diré. Eso es lo bueno que tienen las colombianas, buenas piernas, buena delantera, buen pedazo de…”. Justo en ese momento ella lo interrumpió y le gritó que era suficiente, y se alejó de él.

Pero el acosador se le acercó nuevamente y le indicó: “oiga pero no se me ponga quisquillosa pues. Si usted está en Chile tiene que acostumbrarse al cariño y al piropo”. “No, es que no me parece un piropo, y la próxima vez que me vaya a hablar, míreme a los ojos”, le contestó ella enojada.

El tipo no se cansó, pese a que en el paradero había otras personas, pero esta vez le ofreció cinco mil pesos. “A ver si con esta cosa le puedo bajar la pluma, ¿qué le parece?”, le preguntó.

Indignada, ella le pegó una cachetada tras lo cual le dijo “¡no señor, aprenda a respetar a las mujeres que usted vino de una, descarado!”.

Él aseguró que ella le estaba “poniendo color”. Mientras Ángela sacaba su teléfono para llamar a Carabineros, él intentó impedírselo y allí apareció un joven que la defendió y lo ahuyentó.

Posteriormente, el mismo joven le preguntó a ella si estaba bien y le aseguró que no todos los hombres eran así. Tras vivir este tenso y humillante momento, la colombiana estalló en llanto en la micro.

Los televidentes aplaudieron la escena, ya que muestra una situación que se vive en nuestro país y que afecta a chilenas y extranjeras por igual.

Pero también destacaron que la teleserie tratara otros temas, como la xenofobia, el machismo y la inclusión:

P7

Comentarios