El mayor secreto del Vaticano es revelado. Nos mintieron por más de 2 mil años

El cronovisor funciona bajo un principio de la física que asegura que los objetos dejan ondas visuales y sonoras las cuales no desaparecen, sólo se transforman. Al interpretarlas se puede saber con detalle cualquier suceso pasado, el cronovisor es el intérprete que hacía falta.

La Iglesia negó la existencia del cronovisor por seguridad, pues había varios detalles que de descubrirse cambiarían el mundo, pero bastó revisar algunos medios como un periódico italiano al que el Padre Ernetti dio una entrevista para confirmar que era real. También está el libro “El Cronovisor del Padre Ernetti : La creación y desaparición de la primera máquina del tiempo” de Peter Kassa.

En el libro de Kassa un familiar de Ernetti confirmó de nueva cuenta la existencia del cronovisor y aseguró que estaba escondido en la Santa Sede pues el Vaticano consideró el proyecto “secreto de estado”.

Además de la Iglesia, Ernetti había hablado del proyecto con varios contactos japoneses mediante cartas y se cree que en alguna de ellas están los planos para construir un nuevo cronovisor. Aunque Ernetti falleció en 1994, cuando el cronovisor estuvo en sus manos puedo ver hechos históricos como discursos de Hitler, la destrucción de Sodoma y Gomorra y la muerte de Cristo.

 

SC

Comentarios