EE.UU.: Las últimas palabras del asesino que había hecho un particular pedido antes de ser ejecutado

16,193

El asesino J.W. ‘Boy’ Ledford Jr., condenado a muerte por el crimen del médico Harry Johnston en 1992, recibió la inyección letal este jueves por la madrugada. Sin embargo, sus últimas palabras fueron muy particulares.

Al ingresar los testigos de la ejecución, el criminal sonrío y dijo: “Lo que tenemos aquí es una falta de comunicación. Ustedes no pueden llegar a ciertas personas”. Y añadió, citado por ‘Toronto Sun’: “Yo no fallé. Ustedes tienen un déficit para comunicarse”, así que “pueden besar mi culo”.

Ledford afirmó textualmente: “my white trash ass”, haciendo referencia a una expresión utilizada en EE.UU. en referencia a las personas blancas pobres. Si bien el criminal siguió hablando luego, el micrófono había sido retirado de la sala de ejecución, por lo que sus palabras no pudieron ser escuchadas.

El autor de un extraño pedido

Además de por su crimen, Ledford fue noticia esta semana por haber realizado un pedido muy particular. Horas antes de ser ejecutado exigió un cambio en la modalidad de aplicación de la pena: pidió ser fusilado.

Esta petición fue hecha por Ledford a sus abogados, que la elevaron a la Justicia, ya que en el estado de Georgia se permite a los sentenciados a muerte elegir el método que consideren mejor, informó NBC News. El planteo estaba relacionado además con la posibilidad de que falle el pentobarbital, medicamento utilizado en la inyección letal.

Sin embargo, la Justicia rechazó la solicitud alegando que el fusilamiento no está entre las alternativas de la pena de muerte. Además, se detalló que en Georgia no se utiliza el mismo medicamento que falló en otros casos (el midazolam).

En un último intento, Ledford pidió clemencia y el caso llegó hasta la Corte Suprema, lo que demoró la ejecución que estaba prevista para el martes.

 

 

RT

Comentarios

Dos Comentario