La extraña condición neurológica que hay tras la música de Lorde

Desde que salió a la luz “Royals”, el primer single de Lorde, de inmediato se convirtió en un hit, y llamó la atención tanto del público como de los críticos, que notaron de inmediato que no se trataba de una cantante cualquiera.

Su disco “Pure Heroine” fue un éxito inmediato, y su nuevo trabajo “Melodrama” – del que ya conocemos “Green Light” – va por el mismo camino. Y esto no es sólo una coincidencia, y ella misma lo explica con una condición neurológica que padece, y que la ha ayudado a crear esa música tan especial que conquista al mundo entero.

 

Se llama Sinestesia, y es la capacidad que tienen algunas personas – una cada 20 mil – de unir los sentidos; es decir, unificar las percepciones de la vista, olores, o sonidos, de una forma distinta a la que normalmente lo hacen los seres humanos.

En el caso de Lorde, la sinestesia se manifiesta en la unión del sonido y el color, que le permite asignar de manera inconsciente a cada sonido a una tonalidad diferente. Esto significa que al oír un conjunto de sonidos, ella puede percibirlos visualmente, logrando imaginar de manera muy nítida la canción.

“Desde el momento que empiezo, puedo ver la canción terminada, aunque esté muy lejos y nublada”, explica en un reciente perfil que realizó sobre ella el New York Times. Tras eso su meta es corregir los colores y pulirlos hasta que la configuración precisa de acordes, ritmos, emociones y texturas se alinean de la manera que ella quiere. “Se trata de lograr que el trabajo final suene como lo que estoy viendo”, explica.

Esto afecta directamente la composición de sus canciones, y como ha contado en otras ocasiones, la ha hecho cambiar por completo algunos de los hits que hoy conocemos, y que en el comienzo eran totalmente distintos.

“Si los colores de una canción son muy opresivos o feos, a veces no quiero trabajar en ellos. Cuando empezamos “Tennis Court” y tocamos los primeros acordes, tenía un horrible color café texturizado, muy anticuado, y me hacía sentir enferma. Y cuando logramos el pre coro y comencé la letra, la canción cambió a estos increíbles verdes de un día para otro”, explicó en una sesión de preguntas y respuestas en MTV.

Esta condición es muy favorable para los músicos, y Lorde no es la única en su gremio en padecerla. Grandes exponentes como Stevie Wonder, Billy Joel, Kanye West o Pharrell son sinestetas, y varios estudios sugieren que un gran número de artistas sufren de esta condición, que para muchos parece ser un don que les permite ver más allá y crear piezas que para el resto de los mortales no son posibles.

 

 

AR

Comentarios